¿Evolución o involución humana?

Evolución o Involución humana
Por A.A.A.
Un acontecimiento decisivo que tuvo lugar en el  VIII Concilio  de la Iglesia Católica, IV de Constantinopla (869-870 d.C.). Los padres de la Iglesia se reunieron  en ese  Concilio  donde formularon el dogma de que el ser  humano no consiste en cuerpo, alma y espíritu, sino solo en cuerpo y alma, poseyendo el alma ciertos “atributos espirituales”. La tricotomía, la definición del hombre como cuerpo, alma y espíritu, fue eliminada y quien persistiera en creerlo fue declarado hereje. Los padres de la Iglesia nunca volvieron a hablar de cuerpo, alma y espíritu, sino solo de cuerpo y alma.

Rudolf Steiner- GA 237- 8.8.1924 . Dornach.

  Por extraño que  parezca, es cierto decir que realmente ya no estamos en este mundo para cuidar de nuestra propia organización. Seguimos encarnando, pero ya no es para cuidar de nuestro propio organismo. Esta organización evolucionó hasta la época griega. Entonces, los cuerpos humanos eran tan perfectos como podían ser durante el tiempo que pasaron en laTierra. No será hasta la época de Júpiter que la humanidad alcance un nivel más alto de perfección. Ahora, realmente estamos aquí siendo parte de una curva descendente de evolución, para encarnar, para aprender y experimentar todo tipo de cosas por el solo hecho de que estamos en cuerpos que están muriendo, cada vez desmoronándose más y marchitándose ¡Estoy usando términos bastante radicales! El hecho es que cualquier cosa que desarrollemos  y seamos interiormente, ya no se convertirá en parte del cuerpo físico exterior en la misma medida que lo hizo en el pasado. La consecuencia de esto serán todo tipo de cambios en el proceso.

Rudolf Steiner- GA 177- 7.10.1917. Dornach.

Llegará el momento —y puede que no esté muy lejos—  en el que se dirá que es patológico que la gente piense incluso en términos de espíritu o alma. La gente “sana” no hablará de nada más que del cuerpo. Se considerará un signo de enfermedad que se pueda llegar a la idea de algo como un espíritu o un alma. Las personas que piensen así se considerarán enfermas y, pueden estar seguros, se encontrará un medicamento para esto. En el IV concilio de Constantinopla (869-870 d.C.) el espíritu se hizo inexistente. Pronto el alma se hará inexistente con la ayuda de una droga. Se inventará una vacuna para influir en el organismo lo antes posible, preferiblemente tan pronto como se nazca, de modo que este cuerpo ni siquiera tenga la idea de que hay un alma y un espíritu. Con el alma retirándose cada vez más del cuerpo, este estará cada vez más en peligro de ser ocupado con otra cosa. Y si los seres humanos no toman impulsos que solo pueden provenir del Conocimiento Espiritual, el cuerpo se llenará de poderes demoníacos ahrimánicos.
Dos filosofías de la vida estarán en completa oposición. Un movimiento deberá reflejar cómo se pueden desarrollar los conceptos y las ideas para satisfacer la realidad del alma y el espíritu. Los otros, los herederos del materialismo moderno, buscarán la “vacuna” para hacer el cuerpo “sano”, es decir que elabore su constitución de forma que este cuerpo ya no hable de tonterías como el alma y el espíritu, sino que tenga una visión “sana” de las fuerzas que viven en los motores y en la química y que permiten que los planetas y los soles surjan de las nebulosas del cosmos. A los médicos materialistas se les pedirá que expulsen las almas de la humanidad.

Rudolf Steiner- GA  177-  7.10.1917.  Dornach

¿Qué hay detrás de todo esto, del hecho de que los seres humanos ahora se relacionen con su entorno de una manera diferente? El espacio que nos rodea ya no nos habla como lo hacía cuando los cuerpos humanos estaban “frescos”. El mundo que nos rodea es uno de “espacio”, pero ya no accede al elemento espiritual. Los colores ya no nos hablan como elementos llenos de espíritu; los sonidos ya no revelan el espíritu que hay en ellos, se han vuelto sustanciales. Y la naturaleza humana se ha vuelto más interna. Es extraño decir que los seres humanos superficiales del tiempo presente se han vuelto sin duda más hacia adentro. Por otro lado, se puede llamar superficiales a los seres humanos de hoy, porque en su encarnación actual su constitución interna es tal que no pueden alcanzar su propio ser interno. No se dan cuenta de su naturaleza interior; no obtienen el poder de conocerse a sí mismos; no descubren lo que realmente son. 
Alguien que ve el mundo con los ojos del espíritu, ve hoy a muchas personas que simplemente no son ellos mismos. Los cuerpos caminan y el alma no está completamente dentro de ellos. ¿Por qué? Porque ya no es tarea del alma entrar de lleno en un cuerpo que comienza a desmoronarse; en cambio, la tarea del alma es prepararse para lo que sucederá en Júpiter. Nuestras almas incluso ahora están haciendo preparativos para el futuro.
Ésta es la situación en la que debemos penetrar con una mente perceptiva. Estamos enteramente constituidos para escuchar las palabras de un Espíritu Cósmico: “Mi reino no es de este mundo”. Pero pasará mucho tiempo antes de que los seres humanos estén preparados para comprender esta verdad. Sin embargo, a pesar de nuestra superficialidad exterior, realmente somos cada vez menos de este mundo. 

Rudolf Steiner- GA  177-  7.10.1917.  Dornach

Podríamos decir que para no tener bacilos dañinos en nuestros cuerpos, es mejor aplicar el remedio de quedarse dormido con pensamientos espirituales en nuestras mentes. Quizás eso podría convertirse en un remedio, si se demostrara médicamente, de modo que las personas más materialistas en los tiempos por venir permitirían que se les prescribieran “pensamientos espirituales” y se podría esperar algo que, de esta manera, contribuyese a la vida espiritual.

Rudolf Steiner- GA 154 –  9.5.1914. Cassel

 El miedo y la ansiedad, como sentimientos negativos, son algo que pone al ser humano en una relación fatal con el mundo espiritual. Porque en ese mundo hay seres para quienes son bienvenidos el temor y la ansiedad emitidos por los seres humanos. Si el ser humano no tiene miedo, no teme, estos seres se mueren de hambre. Si el ser humano emite miedo, ansiedad y pánico, estos seres encuentran un alimento bienvenido y se vuelven más fuertes y poderosos ¡Estos seres son hostiles a la humanidad!
Todo lo que se alimenta de los sentimientos negativos, de miedo, de ansiedad, de superstición, de desesperanza, de duda, son poderes en el mundo espiritual que son hostiles al ser humano y que le atacarán cruelmente si son alimentados por él. Por lo tanto, es necesario ante todo que el ser humano que ingresa al mundo espiritual se fortalezca desde el principio frente al miedo, la ansiedad, la desesperanza y la duda.
  La mayoría de los seres humanos atraen esas fuerzas por miedo a la muerte. Cuanto mayor es el miedo a la muerte, más fuerte es su poder. El miedo a la muerte generalmente es parte de los sentimientos de miedo. Estos poderes aparecen como bolsas secas si el ser humano se fortalece y sabe que no puede cambiar el evento de la muerte por temor a la muerte.

 Rudolf Steiner- GA  56 cap 6- 12.12.1907. Berlín.

Y en la época que se está acercando, los seres  conocidos como  Asuras se introducen en el alma de conciencia y con ello en el “yo” humano, pues este se enciende en el alma de conciencia. Los Asuras van a generar el mal con una fuerza mucho más poderosa que la ejercida por los poderes ahrimánicos  o los espíritus luciféricos.
Durante el transcurso del período de la Tierra el hombre arrojará todo el mal que le inculcaron los espíritus luciféricos junto con la bendición de la libertad. El mal traído por los espíritus ahrimánicos puede ser compensado en el curso del karma personal. Pero el mal traído por las potencias asúricas no se puede borrar de esta manera. Los espíritus buenos instituyeron el dolor y el sufrimiento, la enfermedad y la muerte, con el fin de que, a pesar de la posibilidad del mal, la evolución del hombre todavía pudiera avanzar. Pero estos espíritus asúricos se quedarán todo aquello de lo que se han apoderado, la esencia misma del ser humano, el alma de la conciencia junto con el “yo”, para unirlo a la materialidad terrenal. Fragmento tras fragmento serán arrancados del “yo”, y en la misma medida en que los espíritus asúricos se establezcan en el alma de  conciencia, el hombre deberá dejar partes de su existencia en la Tierra. Lo que se convierta en presa de las potencias asúricas se perderá para siempre. No es que todo el hombre tenga que convertirse en su víctima, pero partes de su espíritu serán arrancadas por los poderes asúricos. 
Estas potencias asúricas estás siendo fortalecidas por la tendencia predominante de vivir enteramente para el mundo material y hacer caso omiso de la realidad de los seres y mundos espirituales. La verdad es que las potencias asúricas  corrompen al hombre actual de una manera que es más teórica que real. Hoy en día le engañan por diversos medios dentro de su pensamiento en el sentido de que su ‘yo’ es un producto del mundo físico , imbuyéndole en una especie de materialismo teórico. Pero a medida que pasa el tiempo – los signos premonitorios de esto son las pasiones sensuales y depravadas que se están volviendo cada vez más frecuentes en la Tierra- conseguirán cegar la visión del hombre acerca de los seres  y poderes espirituales. El hombre no sabe ni desea saber nada del mundo espiritual. De forma cada vez más notable no solo se enseñará que los más altos ideales morales de la humanidad no son más que sublimaciones de impulsos animales, que el pensamiento humano no es más que una transformación de una facultad que también poseen los animales; que el hombre es similar al animal con respecto a su forma y además que en todo su ser desciende del animal, sino que tomará este punto de vista con total seriedad y ordenará su vida en función de él.
El hombre aún no basa del todo su vida en el principio de que su verdadero ser desciende de los animales. Pero este punto de vista sobre la existencia surgirá inevitablemente, con el resultado de que los hombres también vivirán como animales, se hundirán en impulsos y pasiones animales.  

Rudolf Steiner- GA 107- 22.3.1909 . Berlín

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba
Logo Palabra de Rudolf Steiner

Por favor inicie sesión ingresando los siguientes datos

Logo Palabra de Rudolf Steiner

Cuéntanos qué estás buscando hoy