En Torno al Cristo

representante de la humanidad portada

Por AAA

En una ocasión Zarathustra dijo lo siguiente: “Tan grande y poderoso es Aquel que se me reveló en el Sol, que lo entrego todo por él. Me regocijo en ofrecerle a Él la vida de mi cuerpo, la existencia etérica de mis sentidos y la expresión de mis actos (el alma)”. Tal fue el voto que hizo Zarathustra hace mucho tiempo.

Rudolf Steiner- GA 109-31.5.1909. Budapest.

 En la revelación a los humildes pastores del campo, en la revelación a los sabios del Oriente, actuó la Divina Sofía, la Sabiduría Celestial.

Rudolf Steiner- GA 202- 24.12.1920. Dornach.

Una autoconciencia como la que debe adquirirse durante la vida en la Tierra, solo puede lograrse sumergiéndose en un cuerpo físico. Antes, el ser humano no se sentía como una entidad independiente, sino como parte de los seres espirituales de los que descendía. Aun poseyendo una sorda clarividencia, se sintió parte de una conciencia espiritual divina, así como la mano se siente parte del organismo físico. No podría haber dicho de sí mismo “Yo Soy”, habría dicho “Dios es y yo en Él”.

Rudolf Steiner- GA 103- 20.5.1908. Hamburgo.

Aquellos que comparan a Cristo con los antiguos maestros religiosos no entienden nada de Él. En primer lugar, Cristo obró a través de un hecho, los antiguos líderes religiosos lo hicieron a través de sus enseñanzas. Describirlo simplemente como un maestro de la humanidad significa no saber en absoluto quién es el Cristo. Lo esencial de Él es el acto que realizó, que comenzó tras el bautismo por parte de Juan y terminó con la crucifixión en el Gólgota (tres años). Lo que se hizo allí por la humanidad es espiritualmente de suma importancia. Lo que sucedió  es lo que puede impregnar las almas humanas desde entonces, a saber, la experiencia que San Pablo describió como “No yo, sino Cristo en mí“. De hecho, Cristo se ha convertido en el camino hacia el mundo espiritual porque Él lo trajo a este mundo. Él nos trajo el mundo espiritual que necesitamos si no queremos quedar dañados o ciegos después de la muerte.

Rudolf Steiner- GA 154- 5.5.1914. Basilea.

 Cuando San Pablo se hizo clarividente en el viaje a Damasco, pudo reconocer que lo que antes había estado en el cosmos, había pasado del Sol al espíritu de laTierra. De esto se puede convencer a todo el que pueda llevar su alma a tal condición que pueda tener la misma experiencia que él tuvo. Del siglo XX en adelante aparecerán por primera vez aquellas personas que tendrán la experiencia de San Pablo del evento de Cristo de una manera espiritual.

Rudolf Steiner- GA 15 Conferencia III- 7.6.1911. Copenhague

 Hay una antigua leyenda que dice algo así: Un oráculo dijo a un hombre y su esposa (Rubén y Ciborea) que tendrían un hijo que traería el desastre a todo su pueblo. Iba a asesinar a su padre y casarse con su madre. Este hijo nació y a causa de la advertencia, fue abandonado en la isla de Kariot (Icaria) y fue encontrado por la reina de esa isla. Ella y su esposo no tenían hijos y lo adoptaron. Pero más tarde les nació un hijo. Entonces el adoptado pensó que había sido tratado injustamente y mató al hijo real. Se vio obligado a huir de la isla de Kariot y se fue a la corte de Pilatos, donde obtuvo empleo como supervisor de su casa. Se peleó con su vecino, de quien no sabía nada más  que era su vecino. En el curso de esta pelea lo mató y posteriormente se casó con la viuda. Entonces supo que había matado a su verdadero padre  y que era su madre con quien se había casado. La leyenda nos cuenta que vio arruinada toda su existencia y vencido por el remordimiento fue al Cristo y Él lo recibió. Este era Judas Iscariote, Judas de Kariot. 

Rudolf Steiner- GA 113-  29.8.1909. Munich

Supongamos que tenemos un hombre  adulto frente a nosotros y que los Poderes Cósmicos puedan hacer que su yo ordinario sea separado, asumiendo que fuera posible sacar de los cuerpos físico, etérico y astral el yo ordinario que ha pasado por sucesivas encarnaciones como ser humano. Y ahora admitamos que  los tres cuerpos pudieran recibir a cambio un Yo que solo funciona en el hombre durante los primeros tres años de su  vida,  que estaría en conexión con los mundos espirituales ¿qué le sucedería a una persona así tratada? Al cabo de tres años su cuerpo sería necesariamente destrozado. Algo ocurriría, a través del karma cósmico, que impediría al ser espiritual  vivir más de tres años en ese cuerpo. La vitalidad del organismo humano se mantiene en el paso de la niñez a la vida adulta porque el organismo es capaz de cambiar en ese período. Más adelante no es susceptible el cambio, por esta razón, no puede seguir existiendo con ese otro Yo. 

Rudolf Steiner-GA 15- Conferencia I- 6.6.1911.Copenhague.

Cristo no volverá a encarnarse en un cuerpo físico ; actualmente nada se lograría con eso. Así fue establecido por profundas leyes de la evolución cósmica. De lo contrario, la gente no habría podido reconocerlo. Pero ahora los hombres han evolucionado más y poseen poderes del alma con los que pueden penetrar en el mundo etérico. Por lo tanto Cristo se hará visible para la humanidad en el cuerpo etérico. A partir de mediados del siglo XX, y durante los próximos dos mil quinientos años, sucederá cada vez con más frecuencia. Para entonces, muchas personas habrán experimentado un evento similar al de Pablo en Damasco y se considerará un hecho común en todo el mundo.

Rudolf Steiner- GA 118- 15.3.1910. Munich.

En los tiempos modernos, los poderes que guían a la humanidad se enfrentan a la tarea especial de lograr un equilibrio entre los dos principios de clarividencia e iniciación. Los líderes de la formación espiritual necesariamente debían prestar atención a esto. Esto se hizo necesario en el momento en que la humanidad atravesaba una crisis con respecto a su conocimiento superior. Ese momento fue el siglo XIII. Alrededor del año 1250 fue el momento en que la humanidad se sintió más excluida del mundo espiritual. Un clarividente que mire hacia atrás en ese período ve que las mentes más eminentes de esa época que se esforzaban por obtener algún tipo de conocimiento superior, solo podían decirse a sí mismas: “Lo que nuestra razón, nuestro intelecto, nuestro conocimiento espiritual son capaces de descubrir se limita al mundo físico que nos rodea. Con todo nuestro esfuerzo humano y nuestro poder de percepción, no podemos alcanzar un mundo espiritual. Solo lo conocemos al aceptar la información que al respecto nos legaron nuestros antepasados ​​”. Este fue el momento en que se oscureció la visión directa de los mundos superiores. Esto puede decirse desde la época en que floreció la Escolástica . Solo lo conocemos al aceptar la información que al respecto nos legaron nuestros antepasados ​​.  

Rudolf Steiner- GA 15 Conferencia II – 7.6.1911. Copenhague

Alrededor del año 1250 los hombres se vieron obligados a fijar un límite entre lo que podían aprehender por sí mismos y lo que tenían que creer porque les había sido transmitido. Lo que pudieron descubrir por sí mismos se limitó al mundo físico de los sentidos. Después llegó el momento en que hubo más posibilidades de volver a lograr una visión del mundo espiritual. Pero la nueva clarividencia era de un tipo diferente de la que se había extinguido. En la nueva forma, el esoterismo occidental se vio obligado a defender el principio de que la iniciación debe ser la guía de la vista y el oído espirituales. Esta tarea especial fue asignada a una corriente esotérica que entró en la corriente de la civilización europea. Fue preparada por los espíritus que estaban detrás de los eventos históricos externos, que siglos antes habían proporcionado el tipo de entrenamiento esotérico que sería necesario. Si el término “esoterismo moderno” se usa correctamente, puede ser aplicado al trabajo espiritual de esas personalidades. La historia externa no sabe nada de ellos, pero lo que hicieron es evidente en todas las formas de civilización desarrolladas desde el siglo XIII.

Entre el Misterio del Gólgota y los comienzos del esoterismo moderno, se encuentra el primer período del funcionamiento del principio crístico en las almas humanas. Durante el la gente recibió a Cristo inconscientemente en lo que respecta a sus fuerzas espirituales superiores y esto hizo que después, cuando se vieron obligados a recibirlas conscientemente, cometieran todo tipo de errores y se perdieran en un laberinto en lugar de comprenderle. En los tiempos cristianos primitivos podemos rastrear la adopción del principio de Cristo por las fuerzas inferiores del alma. Luego vino un nuevo período, en el que aún vive la humanidad de hoy. De hecho las personas solo ahora comienzan a comprender el principio del Cristo con las facultades superiores de sus almas. Podemos considerar que el esoterismo moderno significa la elevación del Impulso Crístico para que sea la fuerza motriz de las almas que desean abrirse camino hacia el conocimiento de los mundos superiores, de acuerdo con las condiciones evolutivas actuales.

 Rudolf Steiner- GA 15 Conferencia II – 7.6.1911. Copenhague

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest

2 comentarios en “En Torno al Cristo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba
Logo Palabra de Rudolf Steiner

Por favor inicie sesión ingresando los siguientes datos

Logo Palabra de Rudolf Steiner

Cuéntanos qué estás buscando hoy